Hipotecas Multidivisa

Tenemos respuestas

Le guiamos durante todo el proceso legal

Una hipoteca multidivisa es un contrato de préstamo o de crédito referenciado a una moneda extranjera (generalmente Yen Japonés o Franco Suizo) y el tipo de interés de referencia no es el EURIBOR habitual sino el LIBOR.

Este tipo de hipotecas multidivisa fueron bastante comercializadas por las entidades financieras en los años anteriores a la crisis (2009) y las consecuencias para los consumidores son nefastas, pues tiene dos riesgos diferenciados que afecta a dos aspectos distintos:
La evolución del tipo de interés de referencia (LIBOR) y del valor de la moneda extranjera.

Las dificultades para disminuir el capital pendiente: Hay que tener en cuenta que al recibir el capital prestado en distinta moneda, el prestatario se obliga a devolver lo prestado en la misma moneda. Ej: Si te dan un préstamo por 500.000 yenes, has de devolver, 500.000 yenes. La valoración negativa del euro ha provocado que hagan falta muchos más euros, para alcanzar un numero determinado de yenes (en este caso).

Esto provoca que, en ocasiones, tras estar pagando durante, pongamos, 10 años un préstamo de 100.000 euros, el capital pendiente de amortizar (recordemos, en yenes), no solo no ha disminuido, sino que pudo haber aumentado.

El Tribunal Supremo en su sentencia número 323/2015 de fecha 30 de junio de 2015 determinaba que este tipo de productos constituyen un “instrumento financiero” y que, por lo tanto, le resulta de aplicación la normativa MiFid, razón por la cual han de extremarse las informaciones brindadas a los prestatarios.
Si se demuestra que no hubo una información específica sobre el funcionamiento del producto, y, en concreto, sobre los riesgos el banco vendrá obligado a referenciar el préstamo al Euribor, a cambiar la divisa a Euros y a tener amortizado en euros, las cantidades que se hubieran abonado.

Si tienes una hipoteca multidivisa, consúltanos de forma gratuita tu caso y estudiaremos las posibilidades de presentar una demanda, para ello necesitaríamos copia de la escritura y, si fuera posible, del cuadro de amortización del préstamo.

¿Quieres que te asesoremos sin compromiso?
Contacta con nosotros