En este momento estás viendo Phishing: qué es, tipos y cómo reclamar
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura
  • Autor de la entrada:

Las estafas por Internet, más conocidas por el nombre de phishing, están a la orden del día. Si has sido víctima de la ciberdelincuencia, lo primero que debes hacer es tratar de mantener la calma. No te sientas mal. Hoy en día, este tipo de delitos están muy bien preparados y sus ejecutores saben a la perfección qué tienen que hacer para engañar a sus víctimas. Quizá te parezca que todo está perdido, pero, con la ayuda de un abogado especializado en nuevas tecnologías, será posible recuperar tu dinero.

Tipos de phishing

Cuando hablamos de phishing, nos estamos refiriendo a la actividad fraudulenta a través de la cual los ciberdelincuentes suplantan la identidad de sus víctimas. Cuando lo consiguen, acceden a sus datos personales, incluyendo sus contraseñas y datos bancarios. Su objetivo, en todos los casos, está claro: obtener un beneficio económico. Así, lo más habitual es que quien sea víctima de phising se dé cuenta al detectar movimientos extraños en su cuenta, que no ha autorizado.

Respecto a las modalidades de phishing, cualquier experto sabe que este delito tiene muchas formas y se camufla de muy distintas maneras. ¿Cómo nos engañan los estafadores por Internet? Estos son algunos ejemplos:

  • Email
  • SMS
  • Redes Sociales
  • Mensajería instantánea (WhatsApp, Telegram…)

Generalmente, el estafador se hace pasar por un banco o una empresa real. De este modo, puede solicitarte diversos datos, que hagas clic en un enlace o que te descargues una factura falsa, por ejemplo. Una vez que lleves a cabo cualquiera que sea la acción que han planeado, le darás ‘permiso’ para suplantar tu identidad y operar con tu dinero.

En este sentido, la modalidad de phishing más extendida, por ser la más creíble, es la que consiste en un correo electrónico, supuestamente procedente de nuestra entidad financiera, solicitando que validemos o actualicemos algunos de nuestros datos bajo la amenaza de cancelación del servicio o cuenta.

La denuncia o reclamación por phishing

Como seguro que imaginarás, lo primero que hay que hacer al darnos cuenta de que somos víctimas de un engaño en Internet es denunciar. Te recomendamos acudir cuanto antes a la Guardia Civil o a la Policía. Ellos investigarán los hechos y te informarán acerca de todas las posibilidades.

Aparte, has de saber que muchas tarjetas de crédito disponen de seguros que cubren esta clase de estafas, siempre que los cargos no hayan sido autorizados por ti.

Pero lo mejor de todo es que los tribunales han considerado en más de una ocasión que los bancos son responsables en caso de phishing, así que es posible dirigir contra ellos la reclamación. Algo especialmente útil cuando no es posible identificar a los verdaderos delincuentes, que suele ser lo más común.

La responsabilidad del banco

Con el asesoramiento de un abogado serás capaz de reclamar al banco la cantidad estafada y recuperar el dinero que te han robado. Esta posibilidad tiene su base en el artículo 31 de la Ley de servicios de pago, que sostiene que, ante cualquier pago no autorizado, la entidad bancaria, como responsable directa, debe devolver el dinero a la persona estafada. Y tendrá que hacerlo aunque no sea en absoluto culpable del robo.

Puedes contactar con nosotros si necesitas valorar una demanda por phising. En Sello Legal contamos con abogados de gran experiencia en estos casos.